Stephanie Bernal

Stephanie Bernal es paciente de Fundanier, procedente de Jutiapa. En abril del 2012, su madre, Gladys López, al ver que su hija se encontraba pálida, decaída y con bajo rendimiento escolar, decidió consultar con médicos, quienes la refirieron a FUNDANIER, en donde se le diagnóstico con Enfermedad Renal Crónica V (ERC V). Gladys recuerda que, en aquéllos días, lloraba amargamente pensando que su hija moriría. Le pedía a Dios que le ayudara y le diera la fuerza necesaria para apoyar a Stehpanie, pues, en su condición de viuda, pensaba que no lograría sacar adelante a su hija de esta enfermedad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  
Stephanie ingresó al programa de diálisis peritoneal y logró mantenerse estable, ya que era una paciente colaboradora y contaba con el apoyo de su madre y tías maternas. A los pocos meses después de ser diagnosticada, su madre, Gladys, comenzó el proceso y realizó los exámenes para ser donadora de riñón de su pequeña hija.
 
Desafortunadamente, los exámenes concluyeron que ella no calificaba como donadora de riñón para su hija, Ese día fue sumamente triste y devastador para Gladys. Sin embargo, el amor y armonía familiar les dió como resultado que la tía de Stephanie, Aura López, ofreciera darle este gran regalo a su sobrina. Fue así como en mayo del año 2013 Stephanie fue trasplantada, dándole una nueva oportunidad de vida. Tanto Stephanie como su familia se encuentran agradecidas con Dios y con el equipo de FUNDANIER por el apoyo recibido.
 
La madre expresa que “todos ustedes han escrito en el libro de nuestras vidas y yo se los agradezco”. Actualmente, Stephanie tiene 14 años. La madre comenta que ahora su hija se mantiene contenta, activa, volvió a ser la niña que era antes. Durante la enfermedad, interrumpió sus estudios, sin embargo, ahora se encuentra estudiando mecanografía y cursa primero básico. Stephanie aún no tiene claro lo que quiere estudiar cuando sea grande, pero de lo que sí tiene certeza es que logrará llegar a ese día llena de vida y vitalidad. Ella ama su vida y cuida mucho su trasplante de riñón para poder continuar con la oportunidad que se le brindó.