Michael, paciente de Fundnier, fue diagnosticado con Enfermedad Renal Crónica V (ERC V) en el año 2007. La madre, Ingrid Tuc, se encontraba entonces viviendo en Estados Unidos y enviaba remesas a sus hijos y familia todas las semanas.  Ella recuerda con angustia el día que recibió la noticia. Durante los primeros tres años después del diagnóstico, la tía de Michael fue quien se hizo responsable de la diálisis peritoneal.  Mientras tanto, Ingrid trabajaba horas extras para obtener más dinero y atender las necesidades de su hijo.  Sin embargo, para Michael estar lejos de su madre y vivir con los tratamientos, que le limitaban seriamente sus actividades, era cada vez más difícil.  Cada día que pasaba, él colaboraba menos y sentía que la enfermedad le consumía.

 

 

 

 

 

 

 

Stephanie Bernal es paciente de Fundanier, procedente de Jutiapa. En abril del 2012, su madre, Gladys López, al ver que su hija se encontraba pálida, decaída y con bajo rendimiento escolar, decidió consultar con médicos, quienes la refirieron a FUNDANIER, en donde se le diagnóstico con Enfermedad Renal Crónica V (ERC V). Gladys recuerda que, en aquéllos días, lloraba amargamente pensando que su hija moriría. Le pedía a Dios que le ayudara y le diera la fuerza necesaria para apoyar a Stehpanie, pues, en su condición de viuda, pensaba que no lograría sacar adelante a su hija de esta enfermedad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Brenda es una joven de 16 años de edad, quien reside en Coatepeque y fue diagnosticada a los 14 años con una enfermedad renal crónica, marcando su vida de gran manera y para siempre. Todo empezó cuando Brenda tenía síntomas fuera de los usual, se estaba hinchando mucho de su cuerpo, principalmente de las piernas y la cara, haciendo que esto le diera calambres.