Enfermedad renal crónica y desnutrición

Por Licenciada Cristina Zelaya, Nutricionista


La desnutrición es un problema frecuente y alarmante en los pacientes con enfermedad renal crónica; encontramos a la mayoría de estos pacientes con un retraso de crecimiento desde leve hasta severo dependiendo el caso. Por ejemplo, de los 24 pacientes de Hemodiálisis evaluados el mes de junio, únicamente 7 presentan una talla normal para su edad; 12 presentan un retraso leve; y 5 un retraso de crecimiento moderado. Los niños y niñas a los que se les diagnostica la enfermedad en una edad temprana ─como en menores de 5 años─ detienen su crecimiento desde ese momento y tienden a presentar un mayor retraso de crecimiento comparado con los pacientes a los que se les diagnostica en edades más avanzadas.


El retraso de crecimiento lo observamos en todos nuestros pacientes, ya sea desde que se detecta la enfermedad o durante el progreso de ésta. No se ha encontrado que el tratamiento sustitutivo con hemodiálisis o diálisis peritoneal tengan una relación de mejoría o afección especial con el crecimiento; con ambos tratamientos se ve similar el crecimiento de los niños y niñas; sin embargo, en el caso de los pacientes trasplantados se ha visto que el 50% de pacientes mejoran su crecimiento.(1)


Existen distintas causas que promueven un crecimiento inadecuado en estos pacientes: el déficit nutricional por no alcanzar sus requerimientos de energía y nutrientes, presencia de acidosis metabólica, trastornos hidroelectrolíticos, osteodistrofia renal, anemia, infecciones a repetición, entre otros.(1)  
Los pacientes en hemodiálisis y diálisis peritoneal tienen un aumento en los requerimientos de energía y proteína, por lo que se busca cubrir el 100% de los requerimientos de energía recomendado para la edad y se evalúa individualmente si es necesario un incremento de éstos con una fórmula matemática especial para pacientes renales; asimismo, se busca un aporte extra de 0.4 g/kg/d de proteína para evitar el deterioro del paciente. (2,3)


Cuando hablamos de déficit nutricional, éste se debe a distintos factores como anorexia, presencia de náusea y vómitos, decaimiento, sobrecarga hídrica, restricciones dietéticas de sodio y potasio, sensación de saciedad en el caso de los pacientes en diálisis peritoneal, etc. 
Es necesario que todos los pacientes con enfermedad renal crónica tengan una evaluación nutricional constante para evaluar su gasto energético y requerimientos aumentados, ya que únicamente de esta forma se logrará aportar con la dieta y/o suplementación lo necesario para evitar el deterioro y fomentar un adecuado crecimiento.  Cuando hablamos de suplementación, también encontramos un problema, ya que estos pacientes tienen restricción de líquidos y ciertos electrolitos como sodio y potasio, por lo que el aporte de calorías y proteína se ven afectados por la restricción.  Así, se busca dar una suplementación de alta densidad (muchas calorías en poco volumen) según la restricción hídrica de cada paciente. 


La suplementación es importante, hemos visto mejoría en los pacientes con tan sólo un mes de suplementación. Cuando los pacientes reciben una fórmula especializada para su enfermedad; mejoran su estado nutricional y sus laboratorios, mejorando con esto su calidad de vida. El problema que tenemos en Guatemala es que estas fórmulas especializadas no son siempre accesibles para nuestros pacientes, ya sea porque viven alejados de donde pueden adquirirlas y/o por su costo,  por lo que con fórmulas con menor aporte de proteína y energía más accesibles para la población se busca hacer ajustes nutricionales para dar el mejor aporte de nutrientes posible.  


El estado nutricional de un paciente con enfermedad renal es de vital importancia para evitar el deterioro y mejorar su calidad de vida, especialmente si estos pacientes son niños en etapa de crecimiento. Los pacientes de Fundanier luchan diariamente con una enfermedad y con su situación económica que les limita una adecuada nutrición y desarrollo.


(1) Juan Martín-Govantes. Insuficiencia renal crónica y déficit de crecimiento. Unidad de Nefrología Pediátrica. Hospital Virgen del Rocío. Sevilla. España. 2006. http://www.elsevier.es/es-revista-dialisis-trasplante-275-articulo-insuficiencia-renal-cronica-deficit-crecimiento-13093619
(2) S.a. KDOQI Clinical Practice Guideline for Nutrition in Children with CKD: 2008 update. American Journal of Kidney Diseases. https://www.kidney.org/sites/default/files/docs/cpgpednutr2008.pdf
(3) Uberos j. Nutrición en la enfermedad renal crónica pediátrica. Hospital Clínico San Cecilio, Granada. 2013. http://www.spao.es/documentos/boletines/pdf-boletin-seccion-30-secciones-25869.pdf